Universidad tunera aporta a encadenamientos productivos empresariales

El aporte desde la ciencia al desarrollo local es un área a la que se ha prestado especial atención en los últimos tiempos en la Universidad de Las Tunas. Como parte del reforzamiento de los vínculos entre la casa de altos estudios y el sector empresarial de la provincia, un proyecto da los primeros pasos para lograr encadenamientos productivos que aporten al sector estratégico de la producción de alimentos.

Con este propósito se desarrolló este viernes un taller en el que participaron representantes de las empresas Porcina, Azucarera, Avícola y Cárnica, así como investigadores de la institución educativa, para trazar el camino que logre el beneficio del alimento animal a partir del uso de subproductos, resultantes de los procesos productivos.

En este primer encuentro se compartieron algunas bases conceptuales elaboradas por un equipo multidisciplinario de la universidad. Según se explicó en la presentación realizada: “En la elaboración de balanceados para alimentación animal se utilizan los desechos de matanza provenientes de los camales, debido al elevado contenido proteico de estos residuos, los mismos que incorporados al balanceado ofrecen una alternativa muy importante de alimentación animal. La utilización de desechos de matanza en la alimentación animal se encuentra en una fase importante de desarrollo tecnológico, la cual va a redundar, a corto plazo, en un beneficio económico y social de especial importancia para el país.”

Con esta estrategia se podría dar solución a uno de los principales problemas que afrontan los mataderos: la contaminación de las aguas a partir de los desechos del sacrificio, además de contribuir significativamente a contrarrestar los efectos de la insuficiente materia prima.

De manera general, este encadenamiento pretende, “adecuar las tecnologías para el aprovechamiento de los desechos líquidos y sólidos de los mataderos, para utilizarlos como fuente de alimentación de porcinos, con lo que se agregaría un beneficio social a los productores dedicados a esta actividad.” Por supuesto, este sería un considerable aporte al déficit de proteínas del ganado porcino y se disminuirían los costos de producción, todo lo que se traduce en mayores rendimientos en la obtención de alimentos.

En este encuentro se determinaron algunas acciones a realizar próximamente, como el estudio de factibilidad económica, la determinación de los volúmenes de desecho que se acumulan de manera mensual, los lugares en los que se originan y la composición química, que será evaluada en laboratorios. Todos estos datos permitirán encauzar el trabajo para combinar el aporte científico de la academia con la actividad productiva y obtener los resultados esperados.

Universidad de Las Tunas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*