Radiografía de nuestro magisterio

Las Tunas.- La historia del magisterio tunero data de siglos atrás. Aunque se ignora la identidad de su maestro fundacional, se sabe que el párroco José Rafael Fajardo estuvo entre los primeros. Este religioso, abuelo de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo (El Cucalambé), asumió la enseñanza de su ilustre nieto y lo acercó a la obra de los poetas Zequeira y Rubalcava en el primer tercio del siglo XIX.

En cuanto a la instrucción pública, los anales apuntan que fue en noviembre de 1902 cuando llegaron a Las Tunas las primeras maestras graduadas, procedentes de Holguín. Fueron las señoritas María Santanachi y Consuelo Pérez del Villar. Días después arribó el señor Joaquín Dotres Dubrocá, el primer maestro que impartió docencia aquí después de terminadas las guerras de independencia.

Si de maestras insignes se trata, aquella época vio brillar a Celsa Bello de Uribe. Esta educadora comenzó su itinerario por las aulas el 7 de enero de 1907. Su padre, Sacramento Bello, fue mambí. Tal vez por eso, y por haber aprendido a leer y a escribir con María García, hija del mayor general Vicente García, fue Celsa una gran divulgadora entre sus alumnos del ideario martiano.

Celsa trabajó durante 58 años hasta su jubilación en 1957. Pero aun así, se dedicó a asesorar a maestros noveles, a preparar a los estudiantes de la escuela normal y a ayudar a otros para su ingreso en instituciones de nivel superior. En 1978, en el Acto Nacional de homenaje a los trabajadores de Educación, fue Invitada de Honor y se le confirió la Orden Frank País. Celsa Bello de Orive falleció en nuestra ciudad el 25 de octubre de 1986, a los 97 años.

Otra maestra que prestigió nuestra enseñanza fue Rita Orozco Batista. A pesar de no ser tunera legítima, dejó aquí un ejemplo de consagración profesional. Rita nació en la zona de Holguín, el 22 de mayo de 1879, pero vivió muchos años en esta ciudad, donde se granjeó el cariño y el respeto. Esta educadora ostenta un récord singular: impartió clases durante varias etapas de la historia cubana: colonialismo, ocupación norteamericana, neocolonia y Revolución en el poder. A juzgar por sus biógrafos, laboró oficialmente por espacio de 63 años, amén de otros 10 de manera extraoficial.

En su carrera solo tomó 14 días de descanso, y fue cuando nació su único hijo. Rita falleció el 7 de julio de 1963. El Premio Provincial de Pedagogía lleva su nombre. Y la Asociación de Pedagogos de Cuba la incluyó entre las maestras más destacadas del siglo XX en el país.

MOMENTOS IMPORTANTES

En la etapa pre-revolucionaria hubo en Las Tunas centros célebres, como los colegios José Martí, Panchín Varona y la academia Regil. Y, en especial, la llamada Escuela de las Seis Aulas. Fue una de las pocas instituciones educacionales públicas de la ciudad. En la sesión de la mañana, ofertaba clases para las hembras, y en la de la tarde, para los varones. Por la noche sus locales cambiaban de perfil para ofrecer lecciones de Inglés. A inicios del curso, los pupitres resultaban insuficientes para acomodar tantos discípulos matriculados. Luego, transcurridos tres o cuatro meses de lecciones, sobraban.

Si individualidades y escuelas prestigiaron nuestra docencia, sucesos como la Campaña de Alfabetización también le aportaron gloria. Esta cruzada contó con apoyo popular y solidaridad internacional, pues se ofrecieron voluntarios de Guatemala, Venezuela, Francia, Argentina, Bolivia, Perú, Haití, Italia, España y Estados Unidos.

Los alfabetizadores se captaron entre las personas con capacidad y disposición para acometer la misión. A escala nacional, participaron casi 270 mil. De ellos, 34 mil eran maestros y el resto amas de casa, obreros, jubilados, estudiantes… Llegaron a los lugares más remotos, incluyendo cárceles y hasta barcos de pescadores.

En Las Tunas, la Campaña devino el hecho cultural más importante de su historia. El panorama educativo que encontraron aquí los brigadistas fue pavoroso. Según el censo de 1953, solo el 6,7 por ciento de la población tenía vencido el sexto grado. El nivel promedio no llegaba al segundo grado. Y la tasa de escolarización era de apenas el 28,6 por ciento, en todos los casos los peores índices del país. La región tenía solo 113 graduados universitarios.

Para enfrentar tal situación, 10 mil alfabetizadores tomaron sus cartillas y partieron con la luz de la enseñanza hasta las zonas de más difícil acceso de la comarca. La Campaña terminó con un elevado índice de tuneros que aprendieron a leer y a escribir. El 16 de diciembre de 1961, Victoria de Las Tunas fue declarada territorio libre de analfabetismo.

En la siguiente etapa, la región comenzó a desarrollar el nuevo sistema educacional, en especial lo relacionado con la formación de personal docente. Los resultados llegaron. Si en el curso 1958-59 la matrícula territorial frisaba los cinco mil alumnos, ya en el curso 1963-64 ascendía a más de 50 mil, con un millar de maestros.

En julio de 1980, casi 50 mil tuneros recibieron el certificado de sexto grado. Y un lustro después, otros 30 mil se agenciaron el de noveno. Estas cifras crecieron hasta alcanzar las cotas de excelencia que exhibe hoy la provincia, entre ellas 90 mil alumnos matriculados en todas las enseñanzas al iniciar el presente curso escolar y una elevada cantidad de educadores con títulos docentes universitarios.
Del legado de los maestros de antaño se nutre también hoy el movimiento educacional tunero. Sus enseñanzas figuran en cada éxito y en cada conquista.

Tomado de Periódico 26

Universidad de Las Tunas
Alexis Ruíz Mulet

Alexis Ruíz Mulet

Profesor del departamento de Comunicación Institucional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*