Hazañas de la Revolución: Cuba Libre de Analfabetismo

En la hazaña anterior Educación se ha mencionado que Fidel conocía la situación desastrosa de la educación en todo el país antes del triunfo revolucionario de 1959.

En su alegato “La Historia me absolverá”, el Comandante en Jefe había manifestado: “(…) un gobierno revolucionario procedería a la reforma integral de nuestra enseñanza (…) para preparar debidamente a las generaciones que están llamadas a vivir en una patria más feliz”.

Ahora en el poder, había que asegurar la base para el desarrollo técnico material, aspecto determinante para avanzar. Fue la alfabetización el fenómeno social que se emprendió. El analfabetismo en el país, según el censo de 1953, alcanzaba un 23% y en el campo era de 41,7%. Fidel en Naciones Unidas expuso que se llevaría a efecto una campaña que erradicaría el analfabetismo. Un planteamiento increíble al tratarse de un país subdesarrollado.

Cuba en el año 1961, con una movilización de masas, alfabetizó a 707 712 adultos, reduciendo el índice de analfabetismo a un 3,9% certificado por la UNESCO. Fue el primer país en la región libre de analfabetismo, asombrando al mundo.

La campaña representó extraordinarios esfuerzos: tener el programa para alfabetizar (en cartilla), imprimir los miles de cartillas necesarias, obtener faroles para los cientos de viviendas sin electricidad a las que acudirían los alfabetizadores, así como los uniformes para quienes alfabetizarían.

Los alfabetizadores eran el factor más importante y Fidel lanzó el llamado a la población para su participación, fundamentalmente a los jóvenes.

La movilización de personas alfabetizadoras fue masiva. El pueblo respondía al llamado de Fidel, sobresaliendo la participación de los estudiantes de 12 a 18 años, quienes sobrepasaron los 100 mil.

Muchos eran unos niños que nunca se habían separado de sus hogares, del cuidado de sus padres y familiares. Grandes luchas tuvieron que dar algunos jóvenes, para que sus padres les permitieran participar. Acudirían a poblados lejanos o a caseríos en las montañas, sin carreteras, ni transporte.

Un grupo de 15 mil trabajadores interrumpieron su labor habitual y formaron la Brigada “Patria o Muerte. Otro grupo de 121 mil ciudadanos fueron alfabetizadores Populares, llevando la enseñanza a la ciudadanía en general. Otro grupo de 35 mil maestros y profesores se convirtieron en técnicos y orientadores de las brigadas de alfabetizadores.

Los alfabetizadores vivieron las mismas condiciones que muchos campesinos, quienes apenas tenían un bohío. Además de impartir clases a los analfabetos participaban en las tareas agrícolas y en las faenas de las casas donde se encontraban.

Esta actividad mostró el papel que el pueblo asumía en la nueva sociedad, la acción participativa y especialmente la confianza en Fidel.

Para los alfabetizadores fue una escuela, conocieron la dura vida del campesino pobre, de su labor para sobrevivir.

En la Plaza de la Revolución se recibió a los miles de alfabetizadores después de un año de duro trabajo. Era conmovedor ver el encuentro de ellos con sus familiares. Volvían fortalecidos, más maduros, orgullosos del deber cumplido. Abrazos y lágrimas se fundían.

La contrarrevolución trató de parar la alfabetización. Fueron torturados y asesinados en las montañas del Escambray, el maestro voluntario Conrado Benítez y el campesino Heliodoro Rodríguez por un grupo de alzados. Conrado tenía 18 años y era estudiante. El 5 de enero de 1961 fue el asesinato. No se paralizó la alfabetización, por el contrario, contó con más participantes. Las brigadas de estudiantes tomaron el Nombre de Brigadas “Conrado Benítez”.

Años después se elaboró un método con el que se alfabetiza en aproximadamente siete semanas y se ha proporcionado a varios países. Millones se han alfabetizado con el método cubano.

Se cumplió con el planteamiento efectuado por el Comandante Fidel Castro en el seno de las Naciones Unidas. Cuba Libre de Analfabetismo. Una Hazaña a la cual le seguirían otras en educación.

* MSc. Martha Eugenia López Villeda, mexicana, incorporada al proceso revolucionario cubano desde 1955, ha escrito varios libros.

Tomado de Razones de Cuba

 

Universidad de Las Tunas
Alexis Ruíz Mulet

Alexis Ruíz Mulet

Profesor del departamento de Comunicación Institucional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*