1962, ofensiva contra el bandidismo en Las Tunas

Escrito por Osvaldo Morfa Lima (Investigador)

Las Tunas.- El 17 de marzo de 1960 fue aprobado por el presidente norteamericano Dwight D. Eisenhower un “programa de acción encubierta contra el régimen de Castro”, que promovía la guerra irregular para evitar la consolidación de la Revolución, sembrar el terror y proyectar una imagen de inestabilidad política, que provocara la caída del Gobierno revolucionario.

En el verano comenzaron los alzamientos en el Escambray, y ya en octubre se reporta el primero en suelo tunero.

Tras el fracaso de la invasión por Playa Girón, la contrarrevolución experimentó un proceso de desmoralización; no obstante, desde finales de 1961 e inicios de 1962, con la implementación de la Operación Mangosta se recrudecen las agresiones contra la Isla y el bandidismo incrementa su accionar.

A mediados de febrero de 1962, en la zona de Cruz Alta, Playuelas, Majibacoa, se conoce de la presencia de una pequeña banda de semialzados, dirigida por Aurelio Hidalgo de la Peña (El Guajiro) y los hermanos Cástulo y Gusberto Guerra Hernández. Más tarde se les unirían los cabecillas de ese grupo: Fernando Ortiz (Nando), Edilberto Carmenate Borges (Beto) y José Manuel Otero (Calica), entre otros.LCB 2

En el verano de 1962, tropas de la Lucha Contra Bandidos (LCB), encabezadas por el capitán Eleno Fajardo, y fuerzas conjuntas de la Seguridad del Estado y las FAR de Victoria de las Tunas y Camagüey iniciaron una ofensiva contra las bandas que operaban en el Balcón de Oriente.

El 18 de septiembre, ante la presión de las tropas revolucionarias, El Guajiro huye del país. Fue el único bandido del territorio tunero que logró evadir la justicia. Poco después, el 25 de septiembre se lleva a cabo una operación contra la banda de José M. Otero Corría (Calica), dirigida por el capitán Francisco González Puig, jefe del Sector de LCB de Camagüey. Resultaron muertos los bandidos Beto Birella y Juan Víctor Rodríguez.

Dos días más tarde se organizó un cerco contra una agrupación de contrarrevolucionarios en Cerrecito de Cayojo, Victoria de las Tunas, por huestes de la División 59, bajo el mando de Aramis Cantallops; apoyadas por efectivos de la PNR, la LCB y la Seguridad del Estado, guiados por el capitán Eleno Fajardo Pérez.

Como resultado de esa acción fue abatido el bandido Ventura Ciso Romero, y se capturó a Ramón Vázquez Zayas. Al tiempo que resultaron heridos tres milicianos de la LCB, nombrados Fidencio Ramírez, Alfonso Barrera Bernardo y Mario Rojas.

Paralelamente, cerraban el cerco sobre la zona de Las Caballerías, donde operaba el cabecilla Edilberto Carmenate Borges, quien se había alzado poco antes, en junio de 1962 en Ojo de Agua, Majibacoa, con el apoyo del Movimiento Demócrata Cristiano (MDC) y Frente Anticomunista de Liberación (FAL).

Durante el operativo mataron al malhechor Fernando Ortiz, Nando, y se dispersó la banda. Mientras, Carmenate, junto a otros integrantes del grupo, logró internarse en la provincia de Camagüey, donde tenía contactos. Poco después fue abatido en la operación emprendida para su captura, en esa ciudad.
Así, se le asestaba un duro golpe al bandidismo en la zona oriental de Cuba.

Tomado de Periódico26

Universidad de Las Tunas
Alexis Ruíz Mulet

Alexis Ruíz Mulet

Profesor del Departamento de Comunicación Institucional Coordinador del grupo de Activistas de Opinión en las Redes Sociales Webmaster de las Universidad de Las Tunas, Cuba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*